Como encontrar el 1 en el baile

Toda la vida bailando por libre a nuestra manera y de modo anárquico, y un buen dia decidimos meternos en una academia de baile para aprender a bailar. Lo primero que nos llama la atención en las clases de baile, ya sea en clases de discoteca o clases de academia, son los números. Si si, ese famoso 1,2,3..5,6,7. Uno se dice para si mismo:

– Donde me he metido… he venido a bailar.. no a una clase de matemáticas. Por favoor, pongan música y déjense de tantos números. –

Pero… ¿de que va eso de los números? ¿que hacia yo antes de ir a una academia a aprender a bailar cuando no contaba pero bailaba igual?

El movimiento natural y lo que nos nace cuando bailamos al ritmo de algo que estamos escuchando es, en esencia, movernos a la misma velocidad que el tempo de la canción. Esto es a lo que llamamos bailar a ritmo, la música tiene una velocidad y el bailarín tiene la misma velocidad. Desde este punto de vista, una persona arrítmica sería una persona que no es capaz de sincronizar la velocidad de su movimiento con la velocidad de la música o un múltiplo de esta. Podemos hablar del ritmo marcado por una tumbadora, un timbal, un bongó, un güiro, unas maracas un bajo, un tambor.

Bachata en Fukuoka – Ritmo de bongó con ritmo campana en el minuto 2:10

 

Odio – Ritmo de bajo

 

Pedro Navaja – Ritmo de tumbadoras (congas)

 

Suavemente – Ritmo de güira en merengue

 

Ritmo de gúiro en salsa

 

Catá marcando ritmo de kizomba

 

Batería marcando ritmo de Kizomba

 

Pero que triste y aburrida sería la vida si no existiesen las distintas tonalidades, si no fuésemos capaces de diferenciar entre un sonido más agudo de uno más grave. A este hecho de combinar distintas tonalidades en el tiempo para buscar combinaciones agradables para el oído de un modo armonioso le llamamos melodía. Podemos hablar de una melodía de piano, de trompeta, de trombón, de guitarra, de saxofón, de violin , de tres cubano, un cantante. Podéis varios ejemplo a continuación para entender lo que es una melodía.

 

Para Elisa (Melodia de piano)

 

Idilio  (Melodía de trombón)

Minuto 0:08 y minuto 1:42

 

Moliendo café (Melodia de guitarra)

La guitarra de la izquierda ejecuta una melodia mientras la de la derecha acompaña ritmicamente

 

La suma de todo esto, el ritmo y la melodía forman nuestros tan amados ritmos afroantillanos, afro por incluir ritmos de origen africano como la Kizomba y la Semba y antillanos por limitarse a la región del Caribe el origen de los ritmos que bailamos habitualmente (salsa y bachata), en contraposición de otros ritmos no antillanos pero si latinos como pueden ser el tango argentino, el zouk brasileño, la cumbia colombina o el tambor venezolano.

Después de esta explicación que nos ha servido para distinguir el ritmo de la melodía, es el momento de volver a hablar del ritmo y preguntarnos, ¿que es eso que se repite durante toda la canción en bucle? Volvamos a ver el video del bajo en bachata que pusimos arriba y detengamonos a observar como repite cuatro pulsos eternamente prácticamente durante toda la canción.

De esos cuatro pulsos que se repiten, existe un pulso que es más fuerte y está más acentuado que el resto, el primero. Además podemos comprobar que cada 4 pulsos se vuelve a repetir otra vez un pulso acentuado más que los otros pero con distinta tonalidad,… pero siempre más acentuado que el resto… pues hemos encontrado el 1… y además hemos descubierto que es un compás, el conjunto de esos cuatro pulsos. Y podemos ir un pasito más adelante, porque hemos descubierto que el compas de la bachata es 4×4 (cuatro por cuatro), aunque esto último se debe matizar.

No vamos a cantar victoria todavía, vamos a comprobarlo con otro ejemplo. Analicemos el ejemplo del bongoó. ¿eres capaz de distinguir el 1, 2, 3 ,4? ¿distingues el golpe fuerte de entre los distintos golpes del bongó? Si lo consigues, ya has entendido lo que es un compas y lo que es el 1

En el mundo del baile hacemos los contajes del 1 al 8 en lugar del 1 al 4. ¿Por qué se ha adoptado este convenio y no otro? Nosotros como bailarines somos instrumentos musicales que nos acoplamos al sonido que estamos escuchando, tratamos de acompañarlo e interpretarlo de la manera más coherente y fiel posible. Pero como hemos aprendido en las lineas de arriba, o somos instrumentos de ritmo o instrumentos de melodía. Pues resulta que no, ¿a caso una guitarra no puede ejecutar una bella melodía en algún instante y en otro instante marcar un ritmo? Os vuelvo a poner el video de arriba para entender este símil donde una guitarra ejecuta una melodía y la otra marca un ritmo.

Existe un concepto lingüístico musical que podemos escuchar en el siguiente video, que introduce el concepto de frase. Escucha la letra de la canción y céntrate en el tiempo que va desde el minuto 0:08 al 0:13 que dice lo siguiente:  Yo le digo a mi gente que están gozando, que la orquesta Lebrón le esta to cando

Esa frase dura exactamente 2 ochos (16 tiempos), pero si te paras a escuchar la trompeta que viene después, también es una melodía de 16 tiempos, y si por si no te da tiempo a escucharla, la repiten dos veces.. y después vuelve la melodía del cantante, la melodía de la trompeta y asi repetidamente.

Vamos a probar ahora analizando una bachata urbana. La estudiaremos desde un punto de vista más semántico, analizando lo que nos trasmite su letra. La canción dice así:

Hasta cuando la vas a hacer sufrir
crees que no lo sabe, llegas a la calle llegas al amanecer

La primera linea de la letra (Hasta cuando la vas a hacer sufrir), nos deja una tensión que sólo se resuelve cantando la segunda linea (crees que no lo sabe, llegas a la calle llegas al amanecer). Hemos encontrado otra frase musical (16 tiempos / 2 ochos)

En esta canción pasa un fenómeno muy típico y por otro lado indeseable para los bailarines, y es que hay una frase incompleta que nos va a cambiar el 1 por el 5 si no estamos atentos. Volved a escucharla y fijaros en el segundo 0:30.

Vamos a fijarnos ahora en una Kizomba, donde también se respetan los 16 tiempos entre frases. Sucede entre el segundo 0:53 y el 1:05. Y se repite a lo largo de toda la canción

Es muy importante mentalizarse de que no solo la voz (el cantante) crean frases de 16 tiempos con significado emocional para nosotros. Casi todos los instrumentos melódicos tienen esta misión. Que hace sino Bebo Valdés al inicio de este tema, regalándonos su melodía de piano estructurada en frases de 16 tiempos

Que hace sino la guitarra de Aventura en este tema regalándonos punteo de guitarra con frases de 16 tiempos

¿Deberíamos pues contar del 1 al 16 para aprender a bailar?…la respuesta es SII, esa debería ser la conclusión y la manera coherente de hacerlo, ya que nosotros somos humanos, y sólo una frase de 16 tiempos es capaz de transmitirnos una emoción y no dejarnos en tensión. Pensémoslo así,… si me estas contando algo, por favor termina de contármelo, con 8 tiempos sólo me estás haciendo la boca agua, cuéntame el desenlace de la historia, cuéntame los 16 tiempos para conseguir emocionarme, … no me dejes a medias.

Contar hasta 16 es mucho, contar hasta 32 es una exageración, contar 4 es quedarnos cortos, os invito a que escuchéis una letra de una canción solo cuatro tiempos a ver que os sugiere. Contando hasta 16 el rendimiento en el aprendizaje del baile decrece, pues focalizamos la atención más en los números que en la rítmica. Contando de 4 en 4 no conseguimos conectar con el sentido melódico de la música, no nos trasmite ningún tipo de sensación. Contar hasta 8 parece que es un punto intermedio entre la funcionalidad y el sentido emocional. Además coincide con el tiempo que tardas en volver a repetir el mismo pie haciendo una base.

Visto todo esto, encontrar el 1 y el 5 parece que se reduce a encontrar el inicio de una frase musical; de un cantante o de un instrumento melódico. Vamos a poner algunos ejemplos. En negrita marcamos el 1 y el 5 para que podamos comprobar que el 1 tiene más fuerza semantica que el 5:

Ya lo ves, que no hay dos sin tres
que la vida va y viene y que no se detiene, que se yo

 

Dicen que las flores no dejaban de cantar 
Tuuu nombree, tu nombre cariñoo

 

Se que tu no quiereeees 
que yo a ti te quieraaaaa

https://www.youtube.com/watch?v=DwuJjeGp6Bo

Debemos ver la música como frases con sentido para encontrar el 1 musical y distinguirlo del 5, porque muchas veces nuestra guía no es el cantante, por que no esta cantando, sino un frase de un trombón o una trompeta. La deferencia no existe, ambas son melodías, una comprensible lingüísticamente (la voz) y otra comprensible emocionalmente (los instrumentos).

Entendiendo esto ganareis en musicalidad, os adelantareis a lo que va a suceder en la música, sabréis cuando va a llegar un parón, cuando va a subir la intensidad,… por que la música mantiene siempre la misma estructura. Los auténticos bailarines destacan por esa capacidad de adelantarse a lo que va a suceder para poder interpretar la música a su antojo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>